Las bicicletas no son solo para el verano

Comunión Marina de Oteo

…y las Comuniones no son sólo para el estudio.

Y automáticamente pensarás… “Pero, ¿estás loca??? ¿Y el vestido? (o el traje)? ¡Se manchará!”

O también puedes pensar… “Y esta chica está mal de la cabeza! ¡Pero si las comuniones ya casi se han pasado!”

Lo que está claro es que vas a pensar que estoy un poco más p’allá que p’acá, y como no quiero que me tomes por loca, mejor te lo explico.

Llevo casi 2 meses preparando las Comuniones que se celebran en mayo. Por la parte que me toca te puedo decir que he trabajado mucho, mucho: preparando un set en el estudio de cuento que haga volar la imaginación de los peques que venían a hacer su sesión de Primera Comunión, (te adelanto que les ha encantado y que se han llevado unos reportajes muy, muy tiernos); editando a toda velocidad para que los papás pudieran elegir sus fotos y volando para preparar todos los recordatorios, regalos y detalles para los abuelos principalmente y los invitados tuvieran un regalo muy especial en sus manos en ese día tan señalado.

¿Y sabes lo que suele pasar en las sesiones de Comunión que hacemos antes del día en cuestión? Pues que solemos hacerlas en estudio porque, aparte que este año el tiempo no ha acompañado nada de nada, al final puede más el miedo a que el vestido o traje se manche antes de la Comunión. Así que nos dejamos de complicaciones y nos quedamos en el estudio.

Pero

Ha dejado de llover

El campo está espectacular

Y ya ha pasado la Comunión. El vestido o traje se puede manchar, no pasa nada!

Así que mayo, además del mes de las Comuniones también es el mes de las Comuniones en exteriores. Sin el miedo a manchar el vestido, y con la posibilidad de hacer unas fotos de cuento en un lugar mágico.

Yo ya tengo varias sesiones planificadas, un campo de amapolas y muchas ideas en la cabeza con ganas de trasladarlas a imágenes. Sólo falta la tuya. O la de tu sobrina si quieres quedar como la tía que le hizo el mejor regalo de Comunión de todos, todos.

Te espero, pero no mucho, que se nos va el sol.

Anterior Post ¿Qué importancia tiene una foto?
Siguiente Post Y entonces la veo a ella
Retrato Marina de Oteo

Leave a comment