Juega

El verano y estos calores sobre todo, hacen que no pueda tomarme muy en serio muchas cosas. Sólo tengo ganas de bañarme, tomar cosas fresquitas y mantenerme en el perfil más bajo posible de actividad. ¿o no? El verano exige relajar un poco las normas, abrir la mano y darte caprichos. No ser tan estrictos con los horarios, las actividades. El verano es un periodo de tiempo maravilloso para sorprendernos a nosotros mismos al permitirnos dejar huecos en el día a día con nada con que rellenarlos.

Por eso, este año he inaugurado actividad en el grupo de alumnos de fotografía.

Te explico.

En mi caso la fotografía siempre está presente. No concibo mi vida sin ella. Puede ser más profesional, más lúdica, documentalista de la vida de mis hijos o de mi vida, pero siempre, siempre, siempre está presente.

Y en verano me encanta que se convierta en un juego.

Sin presión.

Por puro placer.

Anterior Post Se me pone una sonrisa tonta…
Siguiente Post Te he avisado

Leave a comment